Noticias y novedades

18 Marzo 2019 Compartir

¿Qué conviene más, comprar o alquilar vivienda?



Según menciona el artículo del diario el país (enlace: clic aquí) el presente 2019 es un año "particular" en lo que se refiere al mercado inmobiliario, ya que hay distintas variables interviniendo en el mismo. Entre estas se destacan: la disminución de permisos de obras nuevas, el fortalecimiento del dólar en relación al peso, el aumento en los costos de construcción y la coyuntura argentina particular, a la que se suma una mayor incertidumbre por ser este un año electoral -tanto en nuestro país como en la vecina orilla-.
Por lo tanto, ¿qué es lo que podemos esperar? ¿cuál es la opinión de los especialistas para lo que veremos este año? El diario El País realizó consultas a distintos operadores inmobiliarios para abarcar este tema y todos ellos coincidieron en lo siguiente: "La preferencia de quienes buscan una vivienda -la tendencia se acentúa cuando se trata de jóvenes- es el alquiler, puesto que los precios continúan registrando leves bajas y comprar una casa sigue teniendo un costo demasiado elevado". Específicamente, en el caso de la venta de propiedades, tenemos que el precio se mantuvo  estable sufriendo apenas algunas bajas en el último trimestre del 2018. Según las cifras de Sures Bienes Raíces, el promedio mensual fue alrededor de un 0,2% con respecto al primer trimestre del mencionado 2018.
Los últimos meses del año indican una tendencia del mercado con un ritmo más lento en lo que refiere a las compraventas y cierres de operaciones. Debe tenerse en cuenta que la suba del dólar afectó el poder de compra”, explicó al diario El País Carlos Aliano, de la mencionada institución. Dado que los precios de los inmuebles se manejan en dólares y la gran mayoría de los salarios se pagan en pesos, es que la suba de la moneda americana "encarece el valor del inmueble en pesos".
Para los alquileres, se halló que estos tuvieron un aumento de aproximadamente el 5% durante el año pasado, pero en términos reales (al considerar la inflación) experimentan una baja de entre 3% y 4%.
Ricardo Frechou (CEO de InfoCasas) cita que elementos como el acceso al crédito (en Uruguay es habitual pagar casi el doble del dinero solicitado en préstamos), los precios de las propiedades junto con los salarios, han llevado a que los alquileres sean prioridad a la hora de elegir cómo vivir. Según sus propias palabras: “En InfoCasas el 80% de las búsquedas son alquileres, y esto no se debe a que están más baratos o son más accesibles, es porque se les dificulta comprar”. El especialista señaló además que la tendencia de alquilar "se va a mantener en el 2019 y en el 2020 por encima de la compraventa".
De manera que no hay una respuesta absoluta a la interrogante de qué resulta más conveniente: comprar o alquiler. Cada situación es particular y cada una de estas opciones presenta beneficios y dificultades, las cuales deberán ser evaluadas por cada sujeto o grupo familiar.
Por su parte, Bruno Gardi (gerente de alquileres de la inmobiliaria ACSA) manifestó que “si bien la decisión depende de las realidades de cada individuo, el sueño de tener la casa propia repercute sobre las decisiones de las personas y en general es a lo que se apunta”.
El sueño de la casa propia siempre ha sido uno de los más destacados en nuestro país y su compra a largo plazo (unos 10 años o más) sigue siendo atractiva. No solamente para las familias, sino también para los inversionistas. Estos últimos por su parte, adquieren varias propiedades para luego "colocarlas en el mercado de alquileres o venderlas a largo plazo" y así lograr obtener una renta por su "capitalización". En textuales palabras de Frechou -presentado 3 párrafos atrás-, “los valores de propiedades más demandados hoy rondan los US$ 250.000”.
Como veíamos, el alquiler puede ser el elegido en el corto plazo, ya sea por el costo del mismo frente a otras opciones, así como lo dificultoso que resulta a veces ahorrar u obtener préstamos que apunten a la casa propia. Por otra parte, también es "la única solución" en muchos otros casos.
  • Y los propietarios, se encuentran en caída...
Julio Villamide, manifestó a El País que el porcentaje de propietarios en Uruguay disminuye año tras año. Los datos manejados son los siguientes: a fines de los 90, había un 60% de propietarios (aproximadamente 1.300.000 familias) y hoy, 20 años después, la cifra bajó al 50%. “Eso implicó una pérdida del 10% de propietarios que significa que 130.000 familias que eran propietarias hace 20 años hoy ya no pueden -o no quieren- serlo”, concluyó.
Más datos mencionan también que: de cada cuatro búsquedas de propiedades, aproximadamente tres se refieren a alquileres y sólo una a compra; Sures e infoCasas estiman que "una familia debe contar con $ 120.000 de ingresos para acceder a un préstamo hipotecario y en base a eso, calculan que en todo el país hay solo unas 35.000 familias en esa condición (los subsidios estatales no están incluidos)".
Aliano agrega a la cuestión de la vivienda una observación interesante: poder adquirirla juega a favor del individuo ya que genera beneficios patrimoniales (y aunque sea vendida en un futuro) siempre va a producir rentabilidad. "En el caso del alquiler nunca vas a tener un retorno”.
Sebastián Fleitas (economista e investigador), asegura que la “falta de profundidad del mercado de capitales” lleva a los inversores a comprar viviendas para luego alquilar. “Se hace rentable ‘invertir en ladrillos’ fundamentalmente por dos motivos: el alquiler que se consigue paga la vivienda en relativamente pocos años y el precio de las propiedades tiende a subir en el tiempo por lo cuál se realiza una ganancia de capital con relativo bajo riesgo” (palabras expresadas en su cuenta de Twitter).
  • Crisis, “efecto dominó” y asentamientos
Finalmente es importante destacar la alerta dada por Julio Villamide: el llamado “efecto dominó”. Se conceptualiza como un "fenómeno socio-económico" que implica el desplazamiento de las poblaciones a las afueras de la ciudad, fundamentalmente en búsqueda de precios de viviendas más accesibles. A finales de la década de los 80' nuestro país vivió una época difícil, ocasionada por los altos costos que en ese momento implicaba tener una casa propia. Es aquí cuando los asentamientos comenzaron a crecer de forma dramática. Y actualmente, la baja del precio de los alquileres "responde a una menor demanda por parte de inquilinos, y a su vez, esa menor demanda corresponde a que otra vez (habían mermado entre 2004 y 2011) están creciendo los asentamientos".
 
Material generado a partir de la información del diario digital El País: clic aquí 

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS PLAZA MAYOR ®